Cundas

Rimas dedicadas a todos aquellos toxicómanos y extoxicómanos que utilizaron su coche como cunda o fueron en alguna ocasión en una.

La astilla de toda la vida
para echar entre todos suco,
se convirtió en toda una moda
si querías meterte un buco.

Barrios periféricos
alejados de las ciudades,
puntos de conexión y distribución,
asentamientos fantasmales.

Retirados del núcleo urbano,
algunos incluso incomunicados,
si no tenías vehículo,
ninguno quedaba a mano.

¿Tienes coche?, si,
tienes cunda,
que nadie se confunda.

Empezaron con taxistas.
Vamos al poblado que te pago tu carrera,
y mientras pillo el material,
en la calle tu me esperas.

Lleva la droga en tu coche,
tanto de día como de noche,
cada día lo mismo,
hoy, mañana y ayer,
y los toxicómanos en el asiento de atrás,
con los ojos como puntas de alfiler.

Un día una amenaza,
otro día un robo,
así no salgo de casa,
ni duermo, ni vivo, ni como.

Desesperados por la situación,
la gran mayoría se niegan
a llevar a esta gente
a dicha ubicación.

Nace el negocio de la cunda,
que nadie se confunda,
ya utilizado antaño,
me pones gasofa, me das una astilla,
y te llevo todo el año.

Pero el negocio prosperó,
muchos le vieron tirón,
podían sacar tajada,
llevando a la gente
a pillar y dejándola relajada.

Cunda,
¿qué cunda?,
¡la cunda!,
5€ por barba,
que cunda…

© Ilustración y Poema de David Martin Surroca
© Ilustración y Poema de David Martin Surroca
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s